Hay un lugar con especial encanto situado en la entrada del puerto de Mahón, en la pequeña y coqueta isla de Menorca. Actualmente es propiedad privada y se utiliza para convenciones, banquetes y bodas, eventos todos ellos que podrán gozar de un incomparable marco y unas vistas espectaculares potenciadas por la situación elevada del lugar sobre la hermosa bocana del puerto de la ciudad menorquina y sus aguas mediterráneas.


Para describir la belleza del lugar y las panorámicas con las que deleitarse desde su privilegiada posición, nada mejor que contemplar con sosiego, silencio y placidez unas imágenes tomadas con diferentes ángulos y a diferentes horas del día. En especial aquellos momentos en que el sol, ya cansado, arroja tonalidades ligeramente anaranjadas, que tornarán rojizas, resistiéndose a agonizar. Y sin embargo, inevitablemente, los últimos hilos de luz al final desaparecerán tras el horizonte.

 

Es posible que usted, lector, ya haya adivinado que se trata de un lugar de Mahón conocido como Predio Sant Antoni. Este nombre se debe al desembarco del ejército del rey Alfonso III de Aragón en la ladera de la colina, lo cual ocurrió el 17 de enero de 1287, día de San Antonio. Con ello se inició la conquista de Menorca a los árabes. A partir de ahí, la zona ha estado constantemente vinculada a episodios y personajes históricos. El presente relato, la leyenda que se escucha hoy, se sitúa en el siglo XVIII y se refiere a unos personajes concretos. Vamos a ello.


Durante el siglo XVIII la isla de Menorca está condicionada por los enfrentamientos entre las potencias europeas del momento y pasa de unas manos a otras. Estos cambiantes avatares históricos los resumiré del siguiente modo:


Antes de 1713

1713 – 1756

1756 – 1763

1763 – 1782

1782 – 1798

1798 – 1802

1802 - Hoy

POSESIÓN ESPAÑOLA

Dominio británico

Dominio francés

Dominio británico

POSESIÓN ESPAÑOLA

Dominio británico

POSESIÓN ESPAÑOLA

 

 

 

 

 

 

 

Guerra de Sucesión y Tratado de Utrecht. Por este Tratado, España cede Menorca

Durante este periodo el gobernador británico traslada la capital de la isla de Ciudadela a Mahón. Guerra de los Siete Años

La presencia francesa finaliza con el Tratado de París por el que Menorca pasa otra vez a Gran Bretaña

A finales de 1781 tropas españolas desembarcan y atacan a los ingleses para recuperar la isla. Gran Bretaña capitula el 5 de febrero de 1782. Desde entonces, para conmemorar y recordar la recuperación de la isla, se celebra la Pascua Militar el 6 de enero de cada año

Tan solo 16 años después del reintegro a España se produce una nueva invasión británica

En virtud del Tratado de Amiens, Menorca será devuelta a España

Definitiva posesión española

 

Se ha resaltado en rojo el periodo histórico en el cual se enmarca el presente relato. Dado el tiempo del que dispusieron los british en Menorca sin duda pudieron renombrar muchas cosas. Entre ellas, el Predio de Sant Antoni, que pasaron a denominar  The Golden Farm, lo que los españoles llamamos ahora Quinta del Oro.


Según se dice, en esta casa tuvieron lugar largos y apasionados encuentros amorosos entre Horatio Nelson y lady Hamilton. El caso es que la romántica historia de los acaramelados amantes en su cubil menorquín, cual dos tortolitos enamorados, perdura hoy, se extiende y se sigue propagando. Va de boca a oídos, se encuentra en revistas, Internet, periódicos … Quizás se propague por desconocimiento. O quizás por interés. O por ambas cosas. Ejemplos de ello, entre muchos, son los siguientes:

1.- En el suplemento El viajero, del diario El País, un medio de comunicación considerado serio, se publicó en junio de 2006 un artículo titulado Menorca, seducción en tres pasos, en el que se lee:

“… Menorca no necesitaba ir a Europa porque la flor y nata del continente pasaba por ahí, a través de figuras como las del almirante Nelson y lady Hamilton. La mansión de muros rojos que domina el puerto de Mahón, llamada The Golden Farm por los ingleses y San Antonio por los menorquines, albergó al marino, cuyo barco, el Foudroyant, hizo fondo en el puerto en octubre de 1799.

MAHÓN Y SU PUERTO

Desde la Quinta de Nelson, Mahón parece como una verdadera ciudad blanca …”

Ahí vemos a los tiernos amantes en su cubil que no solo es de Oro, sino que es, también, de Nelson.


 

2.- En una agencia de viajes británica llamada PlanetWare se ofrece como gran atractivo turístico la visita de esta mansión en la cual se afirma, sin asomo de duda, que allí estuvo Horatio Nelson con la señora Hamilton en dos años :

“… is the fine colonial style mansion of San Antonio (Minorcan Sant Antoni), known as the Golden Farm, where Nelson stayed with Lady Hamilton in 1799 and 1800 …”

No se especifica cuánto tiempo entre los dos años, pero dos años completos con el asunto parece mucho.

 

3.- Otra agencia de viajes británica, en este caso a través de su página web iknow-majorica.co.uk advierte al visitante que, por ningún motivo, debe perderse la visita a la mansión plena de mitología dado que :

“… lots of myth around that visit !”

¡De cabeza, adentro!   Ya me imagino a los turistas british peleándose por entrar los primeros a pesar de lo molestos que pueden ser los roces entre pieles enrojecidas.


4.- Sin necesidad de salir de España, la guía menorquina Menorca-turismo.es, escrita en español e inglés, nos informa de que  -atentos-  Nelson no es que visitara a lady Hamilton en la casa, sino que la escondía alli:

“La famosa Golden Farm, una casa solariega al norte de la ciudad, fue ocupada por el Almirante Nelson en 1799. La leyenda dice que fue allí donde escondió a su amante, Emma Hamilton.”

Se pondría pálida de estar escondida ahí sin poder disfrutar del aire, de las fiestas y del sol español. Pobre mujer. Al menos es de esperar que Nelson no la atara a la pata de una mesa. 


5.- Cambiamos de lugar informativo y pasamos de guías turísticas a una web llamada peacecorpswriters.org --que recientemente ha sido reubicada como peacecorpsworldwide.org-- la cual nos ilustra extensamente sobre Menorca y nos explica que lady Hamilton estuvo en Golden Farm durante largos meses pero que, lamentablemente, continua explicándonos, los historiadores nativos no tienen memoria del asunto:

“… Lord Nelson sailed into the port of Mahon in 1799, arriving with asquadron and seizing the Golden Farm, a red-brick mansion with a classical portico that overlooked the harbor. Some accounts say that Lady Hamilton was with during the several months he spent on Menorca, but local historian shave no record of her arrival …”

¡Si es que, estos spaniards incultos ... !

¿Dónde se ha visto que no se registre detalladamente un hecho tan importante?


 

6.- Existe una página web oficial de la mansión. En ella (sanantoniomenorca.com) hay un formulario para contactar con el fin de organizar y presupuestar algún evento. También ponen su dirección, teléfono y fax. Y también en ella puede leerse:

"Lo mismo sucedió con el personaje más conocido que ha pasado por esta singular casa, el Almirante Nelson, quien, con toda su flota, estuvo a resguardo en el Puerto de Mahón en el verano de 1800 .Le gustaba subir al Predio Sant Antoni para alojarse, disfrutar de su vista y por tener una situación privilegiada. La leyenda cuenta que tuvo un encuentro con Lady Hamilton."

¿Sólo uno?

 

No seguiré aburriendo con ejemplos. Hay muchos sitios que hacen mención al asunto en parecidos términos. Incluso hay quien afirma que Nelson llegó a Mahón en el navío HMS Victory, su barco en Trafalgar seis años después, mientras que otros denominan la mansión como Cuartel General. Etc.


Pues bien, querido lector, todo es mentira. Un bulo. ¿Amantes en Golden Farm? Una patraña. Pura fantasía.


Nos podemos consolar pensando: ¿qué sería de la especie humana sin imaginación?


Lo cierto resulta ser una historia bien diferente. Tras la batalla de Abukir (Egipto, Delta del Nilo, agosto de1798) Nelson se dirigió a sitiar Malta, protegiendo al reino de Nápoles. Según las órdenes recibidas, debía actuar defendiendo ese reino contra Francia. En Nápoles renovó su antigua amistad con el embajador británico, Sir William Hamilton. Aprovechó su estancia napolitana para hacer mucho más que amistad con la esposa del embajador, lady Hamilton. Hoy las jóvenes lo tildarían como “amigo con derecho a roce”.

Emma, lady Hamilton

Retrato de Johann Heinrich Schmidt, realizado hacia 1800

National Maritime Museum, Greenwich

Esta mujer tenía tras sí una larga historia. A los quince años Emma era amante de Sir Harry Featherstonhaugh  --no renuncie, lector, a pronunciarlo con acento typical british, a ser posible de Bristol--.  Siendo amante de Sir Harry, trabó amistad con Charles Greville, del que también se hizo amante. Fue musa del pintor George Romney, quizá también amante. Se trasladó a Londres, donde Sir Harry le puso una casa. Empezó a ser conocida en los ambientes elegantes de la ciudad y a relacionarse con gente importante.


Greville andaba escaso de money, así que buscó arreglar su patrimonio crematístico. Para ello, nada mejor que casarse con alguna joven heredera de buena fortuna. El obstáculo era que su amante, compartida con Sir Harry y quizá con el pintor Romney, le resultaba un estorbo para su plan de boda. O sea, we have a problem. ¿Qué hacer? Encontró la solución: convenció a su tío, Sir William Hamilton, para que la acogiera como amante en su embajada napolitana. El embajador aceptó por dos motivos: 1º, se quedaba con la hermosa chica a cambio de que el pelmazo de su sobrino le pagara sus deudas y 2º, se quitaba de encima un pariente pobre.


Ya se sabe: el dinero manda.


La chica no solo se hizo amante del embajador sino que en Nápoles y en 1786 ,      Oh, my God ,      se convirtió en Lady Hamilton.


Sir William Hamilton

Por Giovanni Elia Morghen, hacia 1789

National Portrait Gallery, Londres.

 

La ahora esposa del embajador Hamilton hizo muy buenas migas con la reina napolitana. Esto le convenía mucho al embajador dado que su nueva esposa significaba un enlace perfecto entre él y la reina.


Aquí es, volviendo al hilo inicial de la historia, cuando aparece por Nápoles  Horatio Nelson, el amigo con derecho a roce de la Hamilton.


No se asombre, querido lector, si le digo que la relación entre Nelson y Emma era sobradamente conocida, aprobada y hasta impulsada por el embajador y esposo de dicha Lady. Y es que, si la señora tenía sus amoríos, el embajador tenía sus intereses. Para entenderlo hay que recordar que Nelson ya era en 1799 el marino británico más famoso, convertido en un mito en vida para su país. Llevarse bien con Nelson suponía buenas relaciones en el Almirantazgo, un enchufe muy positivo, mejores influencias en las esferas de poder. Emma estaba relacionada con la reina napolitana y, desde sus tiempos en que vivía en Londres, con la gente elegante y los ambientes selectos de la ciudad inglesa.


Conclusión: la ecuación formada por Emma y Nelson --que, por cierto, también estaba casado y tenía a su esposa esperándole en Gran Bretaña-- era un activo de gran valor para el embajador.


Horatio Nelson

Obra de Friedrich Heinrich Füger realizada en 1800

National Portrait Gallery, Londres

Así se explica que Sir William Hamilton viera con buenos ojos los interesantes y consentidos cuernos que le crecían más y más en proporción a los encuentros entre su señora y el marino. Interesantes, consentidos y, para sus intereses, convenientes.


Pero … ¿cómo y por qué apareció Nelson en Menorca distanciándose momentáneamente de la vida napolitana?

 

Pues porque en 1799 necesitaba hombres para su asedio a Malta. No le importaba extraerlos de Menorca debilitando así esta isla porque pensaba que para Gran Bretaña era mucho más importante Malta que Menorca. La situación geográfica de Malta la consideraba de máxima prioridad estratégica.

 

Además, según las órdenes, debía cuidar del sostenimiento del reino de Nápoles. De hecho, cuando Lord Keith, comandante en jefe del Mediterráneo, le ordenaba defender Menorca de la amenaza francesa, se negó a enviar más que algunos buques y escribió a Lord Keith: "Es mejor salvar el Reino de Nápoles con riesgo de Menorca, que arriesgar el Reino de Nápoles para salvar Menorca".

 

Por su postura tan favorable a los intereses napolitanos, Fernando de Borbón  --hijo del rey español Carlos III-- ,   rey de Nápoles,  lo nombró Duque de Bronte, título nobiliario que Nelson aceptó sin la aprobación de su propio rey


Para sostener sus actividades militares favorables a Fernando de Borbón, desde Nápoles pidió al gobernador de Menorca que le enviaran hombres, pero este gobernador se negó argumentando que no podía enviarle tropas sin permiso de Londres. Nelson se impacientó y decidió ir a Menorca en persona para convencer al gobernador que estaba resultando quisquilloso.


El 4 de octubre de 1799, Horatio Nelson zarpa de Palermo a bordo del navío HMS Foudroyant  (no el HMS Victory, como dicen algunos)  y llega a Mahón el día 12 del mismo mes. Ese día y el siguiente estuvo en casa del gobernador para intentar convencerle. Cenó con él y le ofreció el mando de la expedición contra Malta.

 

El gobernador no se ablanda y sigue en sus trece. Se negó a aceptar mando alguno y se negó a darle tropas. No haría nada sin permiso de Londres. Encima, opinaba que el asedio a Malta era inútil, cosa que hizo saber a Londres en su correspondencia oficial.

Transcripción de la carta --derecha-- en la que Nelson agradece la concesión del título de Duque de Bronte.


Está dirigida al Príncipe De Luzzi y fechada en agosto de 1799 en Palermo.

 

Nelson no estuvo en Menorca en el verano de ese año.

 

Carta manuscrita de Nelson

The National Archives, UK Government`s Official Archive

 

Preciosa maqueta del HMS Foudroyant

Autor: Edgard Albert Benfort.

 

Se expone en el National Maritime Museum, Greenwich.


Este navío fue botado en 1798 en Plymouth.

Constaba de dos puentes y 80 cañones, un tipo de navío poco habitual en la Royal Navy


Durante los días que estuvo atracado en el puerto de Mahón, Nelson empleó el tiempo en llevar provisiones a bordo, ordenar reparaciones en los barcos, celebrar dos cortes marciales y escribir a su esposa a Inglaterra. “Estoy profundamente cansado de la guerra”, le escribió. Parece ser que también entretuvo su tiempo en escribir parte de su autobiografía, titulada Sketches of my life.

 

A pesar de su insistencia, Nelson no conseguía nada en Mahón. Se aburría. Y era necesario volver a Nápoles cumpliendo su cometido de proteger este reino de la amenaza francesa.

 

Se mantuvo a la capa fuera del puerto durante dos días esperando que el tiempo se calmara. El 18, aunque todavía se mantenía la borrasca, levó anclas y zarpó de vuelta a Palermo, adonde llegó el 22 de octubre sin haber conseguido nada durante su visita menorquina.

 


 

Localización del Predio Sant Antoni, o Golden Farm, en Mahón, isla de Menorca.

Sobre estas líneas, utilícese Google Maps si se desea.

 

Arriba a la derecha, imagen de Google Earth sobre la que he señalado en rojo la situación de Golden Farm, junto a otros lugares cercanos.

 

 


 

A la derecha de estas líneas, señalado por mí en círculo amarillo, Golden Farm. Imagen de Google Earth.


 

Existe correspondencia entre Sir William y Horatio Nelson durante esas fechas. En ella, Sir William y su esposa manifiestan su desesperación por la ausencia del marino, al que expresan sus deseos de rápido regreso a Nápoles donde la vida no era tan agradable sin su presencia. En una de esas cartas, Sir William escribe a Nelson:


"No puede imaginarse lo tristes que nos encontramos sin usted y nos atrevemos a afirmar que usted no se encuentra tampoco muy alegre  …  Pedimos a Dios que nos lo devuelva pronto. Estoy demasiado débil y sin ánimo para escribir más pero le expreso mi más sincero afecto, su siempre afectuoso amigo y humilde servidor, William Hamilton. Emma le escribe también así que no tengo que añadir nada más."

 

Esto significa que lady Hamilton jamás pisó Menorca pues estuvo esperando el regreso de Nelson a Nápoles.

 

Es falsa la romántica historia de los amantes celebrando, durante su estancia en Mahón, furtivos y apasionados encuentros amorosos en Golden Farm que, para colmo, en 1800 aún se utilizaba como convento. No está probado que Nelson estuviera alguna vez en tal convento; al contrario, todo indica que usaba, como es habitual en los marinos, el camarote de su navío, entretenido en sus labores profesionales y en escribir su autobiografía. Y los días de borrasca esperando zarpar, como es fácil suponer, debía estar en su barco. Lo que sí parece probable es que le gustase subir por la colina donde se encuentra Golden Farm para disfrutar de las vistas sobre la ciudad menorquina, sobre el mar y sobre la bocana del puerto.


Y además, en contra de lo que se propaga, Nelson no estuvo en Mahón en el verano de 1799, como quedó dicho anteriormente, y acabamos de ver que tampoco estuvo en el de 1800 porque ya había regresado a Nápoles. Ni tampoco era ese jovencito casi imberbe de aire romántico y mirada enamorada que nos quieren hacer ver en postales y en alguna obra pictórica porque en 1799 era un baqueteado marino de 41 curtidos años que en diferentes acciones navales durante años anteriores se dejó la visión del ojo derecho, recibió una fuerte herida en la frente y perdió la mitad del brazo derecho.


La leyenda de los entregados amantes disfrutando de las delicias menorquinas quizás se ha difundido para crear aún más mística alrededor del famoso marino inglés y, más probablemente, para delectación de turistas ingleses pues aunque todo sea un bulo es un bulo útil que conviene a los propietarios de la finca, claro, dado que aumenta las visitas turísticas y el valor de Golden Farm.

Y a pesar de todo, pásmese querido lector, algunos de nuestros políticos no tienen reparo alguno en promover más aún el bulo. Así, el President del Consell de Menorca, el Conseller Menorquí de Turisme y la Consellera de Turisme y Treball del Govern Balear al unísono presentaron el 10 de noviembre de 2010, en un acto celebrado en Menorca, las diferentes acciones que desarrollan para hacer del patrimonio británico un producto turístico diferenciador. El plan de actuación cuenta con la financiación del Plan de Dinamización del Producto Turístico de Menorca.


Entre las variadas acciones a realizar dentro de dicho Plan está la de transformar el Fort Marlborough en Centro de Interpretación de la Red Menorca Británica, que debía estar listo en 2011. También, proponer nuevos recorridos de interés histórico por la isla, dinamizar la presencia de visitantes, etc.

 

Y una de las actividades es conmemorar hechos históricos, para lo cual se pretende hacer un


… espectáculo ecuestre para rememorar el encuentro entre Lady Hamilton y Lord Nelson ...


¿Hecho histórico? Que, oiga, es estupendo promocionar el turismo pero … ¿es necesaria esta hortera tontería?

 

Uno de los actos de promoción de turismo british en Menorca, fechado en noviembre de 2010.

 

En esta ocasión, la información es recogida por el medio digital Menorca.info


Bien, volvamos a la realidad histórica. ¿Qué pasó con los personajes después de la visita del famoso marino a Menorca? Pues Nelson siguió con el asedio a Malta y con sus obligaciones de defensa de Nápoles. Naturalmente, continuó relacionándose con lady Hamilton. Malta se rindió en 1800, tras lo cual Nelson regresó a Gran Bretaña donde fue recibido como ... yo díría ... Maximus Heros. Un mito en vida. Luego un semidiós. Incluso en un cuadro lo ascendieron a los cielos.

 

God save the Queen, Rule Britannia y todo eso.


También regresaron Sir William Hamilton y su señora.


Nelson compró una casa con su terrenito llamada Merton Place y los tres gozaron en el campo. Semejante promiscuidad pasó a ser de dominio público, cosa que no gustó nada al Almirantazgo. Murió Sir William en 1803. Nelson tenía una hija con lady Hamilton pero comenzó a apartarse de su amante. No tardó mucho en volver al mar y murió en Trafalgar en 1805.


A lady Hamilton se le agotaron pronto los recursos que le dejó Sir William. Al menos tenía Merton Place, pero el mantenimiento de esta casa la arruinó. El Almirantazgo no hizo caso a la petición de Nelson de que a su muerte proveyeran a lady Hamilton. Fue encarcelada por las deudas. Después se trasladó a Francia con la hija que había tenido de Nelson. Allí se dice que, pobre como había quedado, ignorada, desamparada y borracha, murió en 1815.

 

Sólo me queda añadir una cosa: no crea, amigo lector, que he intentado hacerle desistir de ir a Menorca y desaprovechar así la visita de lugares hermosos, pintorescos o históricos. Al contrario, creo que,  aunque sólo fuese por las panorámicas que se disfrutan, merece la pena hacer una escapada a la colina donde está situado este bonito palacete, la Quinta del Oro. Y, además, Menorca es una isla preciosa, con muchos sitios pintorescos, lugares para buceo, excusiones en barco, zonas turísticas, arqueología talayótica, calas de aguas limpias ... mucho para ver.

 

Fíjese, lector, que hasta le facilito una oferta, la puede ver en la fotografía de la derecha, aunque creo que el precio, pensando en lo que se puede ver ahí dentro, no es barato precisamente.

 

 

 

Pero, amigo lector, si decide hacer la visita ... ¡ que no le cuenten historias !


 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 16
  • #1

    Rolando (jueves, 21 febrero 2013 22:51)

    Jajajaja, trabajo fino de prensa rosa amigo Romero Landa. ¡No ha dejado títere con cabeza!

    ¿Se va a convertir usted en el azote de los bulos y mitos británicos?

    ¡¡VIVA NUESTRO NUEVO PÉREZ REVERTE!!

    Un saludo.

  • #2

    singladuras (domingo, 24 febrero 2013 10:41)

    :-)
    Uy, ni de lejos, no puedo sostener una comparación con Pérez-Reverte, que es único.
    Gracias por el comentario, siempre me resultan agradables.
    :-)

  • #3

    Josep Lluís (miércoles, 27 febrero 2013 12:46)

    Agradezco públicamente la dedicatoria de este interesantísimo y muy divertido artículo. Sinceramente, no creo haber hecho nada especial para merecerla. Soy yo quien siente gratitud.

    En una ocasión al escritor Carlos Fisas, autor de aquella célebre saga de libros sobre curiosidades históricas, le fue solicitada en televisión su parecer sobre la prensa del corazón, pensando la entrevistadora (Julia Otero, creo recordar) que con semejante pregunta iba el erudito a ponerse a despotricar en abundancia. Pero, por el contrario, Fisas argumentó que constituía una valiosa forma de crónica social. Y que, de haber existido esa clase de periodismo en siglos anteriores, tendríamos ahora un mayor y mejor conocimiento de la Historia, con mayúsculas. Extendidas confusiones ―a menudo interesadas― como esta sobre el nada menorquino romance de Lord Nelson magistralmente relatada aquí son un claro ejemplo de ello.

    Me ha sorprendido la imagen final de almirante, amante y cornudo consentido yéndose juntos al campo a vivir su triangular amor en perfecta armonía. ¡Y pensar que nos creemos muy liberales hoy en día! Mientras que con una sonrisa he leído lo de ese "espectáculo ecuestre" conmemorativo de los supuestos encuentros de la adúltera pareja, con vistas a sacar tajada de la "turistada" de turno. Recuerdo que, hace unos años, un familiar y yo buscábamos llevarnos un recuerdo de Toledo en una de sus muchas tiendas de artesanía. Empezaron mostrándonos la típica Tizona del Cid, y también su Colada; además de una réplica del arma del Gran Capitán, sables de varios ejércitos, katanas de samurai, etc. De ahí, el dependiente pasó a tentarnos también con los mandobles de Conan y de Excalibur, modelos forjados para aprovechar el tirón comercial de determinadas películas. Pero ya después, y llevados sin duda de esa misma ansia de ventas, parece ser que ya a los artesanos se les había ido la olla por completo y sobre el mostrador terminó desfilando una sucesión de cosas indescriptibles: la espada de Drácula, la espada de Terminator, la espada de Robocop...

    Pues esto me lo ha traído a la memoria.

    Es para mí un honor haber sido distinguido con una mención en "Singladuras por la historia naval", una web magnífica y extraordinariamente amena donde se puede aprender... disfrutando.

    Un afectuoso abrazo para su autor. Y gracias, de verdad.

    Josep Lluís

  • #4

    singladuras (martes, 05 marzo 2013 18:58)


    Josep Lluís:

    es difícil encontrar una lectura de la que no se pueda aprovechar algo. Obviamente, la Historia no puede estudiarse a base de crónicas rosas o citas con variado nivel de gracejo, pero es innegable que estas complementan el conocimiento. Puede que, en ocasiones, se deleite e instruya con ellas y así se consiga que lectores escépticos se interesen por aquello a lo que antes no prestaban atención alguna.

    Es lo que hace Fisas en sus libros, "Historias de la Historia". Las cosas que él cuenta ocurrieron realmente o fueron relatadas en algún momento en algún libro o crónica; aunque nos parezcan cosas frívolas están ahí, y lo realmente frívolo sería ignorarlas.

    Me alegro mucho de que te haya gustado el relato. Muchas gracias por tus palabras. Me siento muy halagado de tener lectores tan atentos.

    Un abrazo.

  • #5

    Fernando Serrano Llabrés (miércoles, 31 julio 2013 16:23)

    felicito sinceramente al autor del detalladisimo articulo por hacer resaltar la verdad: nelson si estuvo en menorca pero no hay nuinguna evidencia de que se alojara en el LLoc de Sant Antoni (Golden Farm) y desde luego no hay evidencia alguna de que estuviera en Menorca lady Hamilton.- este bulo se "inventó" cuando el Fomento del Turismo de Menorca comprobó que los amores de George sand y Frederic Chopen atraian mucho turismo a MALLORCA y quisieron encontrar un paralelismo, se sacaron de la manga los "amores" ilicitos en menorca de nelson y Hamilton.- los propietarios quieren que la leyenda siga.- No hay ninguna evidencia que Nelson visitara esa casa en ABSOLUTO.- TODO LO DEMÁS SON TERGIVERSACIONES DE LA HISTORIA

  • #6

    singladuras (viernes, 02 agosto 2013 10:47)

    Gracias por el comentario, Sr. Serrano.

    Es exactamente el mensaje que se transmite: no hay evidencia alguna de la estancia de Nelson en Golden Farm y mucho menos se puede decir que lady Hamilton pisase Menorca.

    Sin embargo, debo reconocer que el "traspaso de la idea" de explotar turísticamente el tema amoroso, originario de Mallorca con dos personajes famosos, a Menorca con otras personas históricas, es un detalle que desconocía completamente.

    Gracias nuevamente.

  • #7

    bulo o leyenda (domingo, 22 febrero 2015 19:41)

    A la atencion del Sr. Romero Landa ( creo que autor del articulo Sexo en Golden Farm)
    Soy una de las propietarias del Predio San Antonio, y como veo tanto interés por nuestra finca, deseo aclararle varios equivocos..
    La propiedad no es solo “actualmente” propiedad privada sino que está documentada que pertenece a mi familia desde 1600. Anteriormente, como sabrá ya que veo que le gusta la historia, al entrar Barbarroja a saquear la ciudad de Mahón, desaparecieron los documentos existente en fechas anteriores. Nunca ha sido propiedad de nadie más y menos de Lord Nelson.
    No podemos hacernos responsables de lo que escriben agencias y libros de turismo sobre algo que Ud. Llama BULOS y yo lo llamaría LEYENDAS. Agencias que por cierto no sabemos ni quienes son pues no están en contacto con nosotros ni hemos dado permiso para que publiciten nuestra propiedad. Es solo la Asociación Menorca Britanica que nos pide de vez en cuando una visita , Asociación que hace mucho bien a la Isla pero como no, necesita unos ingresos. No creo que sea Ud. quien pueda opinar si le parece o no caro ya que por lo que veo nunca la ha visitado pero le invito a que lo haga. Será bien recibido, se lo aseguro.
    Aunque supongo que no es ilegal, creo que no es profesional “colgar “ en su articulo las fotos que tenemos en nuestra web, sin aclarar que son nuestras. Así como copiar/fusilar la información de otros historiadores ( p.e. textos sacados del articulo Exit Britannia de Janet Sloss capitulo 8) sin nombrarlos, también errores incluidos.
    Nunca saldrá de nuestra boca que Lady Hamilton estuvo en el Predio ni siquiera en Menorca. Ni nunca que Nelson pernoctara en la casa ya que él como buen marino no abandonaba su nave. Pero sí sabemos que subía, paseaba y descansaba en la finca.. ¿Cómo lo sabemos? Pues como se mantienen las noticias de la época, porque de generación en generación los payeses de entonces contaban lo mismo.
    No sé porqué le llama Ud “PALACETE” .. Nunca lo ha sido. Es lo que en Menorca llaman un “lloc” si queremos hablar con propiedad, y desde luego NUNCA fue un convento. Se confunde con el desaparecido Convento de San Antonio de Mahon. ( error al copiar la información sin contrastar de Janet Sloss)
    Y por cierto… el titulo del articulo es de muy mal gusto
    saludos

  • #8

    Hayes (lunes, 11 mayo 2015 15:10)

    Pues vaya,que tufillo desprende la historia de Nelson en Menorca jajaja, aunque como picadero al que llevar la querida esta que te cagas...
    Un articulo muy interesante, Gracias.

  • #9

    fernando (lunes, 29 agosto 2016 22:38)

    bravo por aclarar que Lady Hamilton no estuvo en Menorca.- y es MUY DUDOSO que Nelson estuviera en el predio de san Antonio.- los propietarios están interesados en que se crea ese bulo para dar un baño "histórico" a la finca, en su propio provecho.-

  • #10

    seks pogaduchy (sábado, 19 noviembre 2016 17:51)

    inwektywny

  • #11

    sex phone chat (lunes, 21 noviembre 2016 13:56)

    egotist

  • #12

    sex telefony (martes, 22 noviembre 2016 15:59)

    zajaśniały

  • #13

    wróżba z kart tarota (viernes, 25 noviembre 2016 08:11)

    Mirsk

  • #14

    roznegliżowana (viernes, 25 noviembre 2016 17:09)

    krwawnik

  • #15

    spętanie miłosne (viernes, 25 noviembre 2016 18:10)

    hathajoga

  • #16

    sex telefony (miércoles, 30 noviembre 2016 00:44)

    niepamiętliwość

ENTRADA MÁS RECIENTE :

TABLA DE CONTENIDOS

INICIO

Bienvenidos

LA GUERRA DEL ASIENTO

ÍNDICE

( Esta sección contiene

20 capítulos y una

tabla cronológica )

ENTRADAS MÁS POPULARES :

1 - Casco. Partes y estructura

2 - Aparejo. Velas

3 - El pabellón de la Armada

 

EL AUTOR

PARA CONTACTAR

 

HISTORIA NAVAL

MEMORIA SECULAR ESPAÑOLA

 

RECOMENDAR

O SEGUIR EN : 



 

 

¿TE GUSTA ESTA WEB? 

VÓTALA Y ME AYUDARÁS

 A IMPULSARLA 

 

Pulsa aquí

 

 

 

 

RELOJ Y CALENDARIO

 

CONSULTA EL DICCIONARIO :

 

         CONTADOR DE VISITAS

Web Analytics